SSG pide especial atención en los niños por casos de depresión.

 El Sistema de Salud de Guanajuato exhortó a los padres de familia a mantener vigilancia mental en niños 12 años y jóvenes de 18 por el incremento de casos por depresión en este grupo etario.

Ligia Arce Padilla, titular del Sistema de Salud de Guanajuato explicó que la depresión puede ocurrirle a cualquiera y no es un signo de debilidad.

Para esta temporada de vacaciones de verano que comienzan en varias instituciones educativas este viernes, es importante que los tutores pongan especial atención a el estado de ánimo de sus hijos, y a las señales como el aislamiento, pérdida del interés, entre otros.

Arce Padilla informó que la depresión infantil es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza o irritabilidad persistentes y una pérdida de interés por las actividades que normalmente disfrutas, acompañada de dificultades para realizar las actividades cotidianas.

La adolescencia es un estado normal y durante su curso son comunes algunos rasgos tales como baja autoestima, pesimismo, problemas de concentración, fatiga, y problemas con el sueño.

Son rasgos comunes con la depresión como enfermedad, pero no son causa de alarma hasta que aparezcan como persistentes y progresivos.

Comparado con la depresión en adultos, el o la joven tiende a actuar más, (en el sentido de expresar conductas), comer (en lugar de pedir ayuda) y dormir más (como forma de eludir o evadir).

Los pensamientos depresivos pueden presentarse normalmente en la adolescencia y reflejar el proceso normal de desarrollo, siendo el momento en el que las y los jóvenes se preocupan por cuestiones existenciales. 

Es importante acudir a la unidad más cerca si se presentan algunas de las siguientes señales:

–      Cambios en la salud física o en su apariencia

–      Alteraciones en el estado de ánimo como: Irritabilidad, frecuentes estallidos de agresión o enojo.

–      Descuido con la higiene personal.

–      Dificultades para hacer frente a los problemas y las actividades cotidianas.

–      Alteraciones en el apetito (comer poco o demasiado)

–      Ansiedad excesiva frente a pequeños malestares físicos o pequeñas decepciones.

–      Patrones anormales de sueño (dificultad para dormir o dormir mucho)

–      El uso o abuso de alcohol y / o de drogas

–      Incertidumbre con relación a la identidad de género u orientación sexual

–      Autolesiones o comportamiento autodestructivo

–      Amenazas de daño a sí mismo/a u a otros.

–      Mostrar inclinación a correr más riesgos de lo normal y pensar en ocasiones en hacerte daño.

Comparte en Redes Sociales al Instante

Facebook
Twitter
WhatsApp

Síguenos al Instante en Redes Sociales

Anunciáte al Instante